Un Proyecto de
Land Art para
Los Monegros

Una instalación de arte en la naturaleza y en los lugares de la memoria histórica de Los Monegros, para celebrar la relación de la tierra monegrina con uno de los escritores mas influyentes de nuestros tiempos, George Orwell.

PROYECTO ORWELL MONEGROS

UN PROYECTO DE BURNINGMAX

Un Proyecto de Land Art para Los Monegros

by

Una instalación de arte en la naturaleza y en los lugares de la memoria histórica de Los Monegros, para celebrar la relación de la tierra monegrina con uno de los escritores mas influyentes de nuestros tiempos, George Orwell.

La web de proyecto para la instalación de arte Homenaje a Los Monegros ha sido desarrollada en inglés por la dimensión internacional de la iniciativa, y como tributo adicional a la figura del escritor británico George Orwell.

George Orwell quoteComo el proyecto es también un tributo a Los Monegros, hace falta una pagina de informaciones en castellano, con todos los detalles ofrecidos en inglés. Aquí se resumen los contenidos de la web de proyecto – podéis leer la pagina en seguida (solo serán unos 10-15 minutos de lectura) o por secciones, como si estuvieseis navegando el menú de la web en inglés.

El blog de proyecto es bilingüe, con unos artículos en inglés, otros en castellano. También se publicaran entradas “neutras”, sobre todo la con galerías fotográficas de los días de trabajo en la instalación de arte para las trincheras.

Espero que el proyecto de arte les encantes, y os espero pronto en la Sierra de Alcubierre para descubrir la instalación de arte en las trincheras de la Ruta Orwell, y para explorar lo mucho más que hay en Los Monegros.

UN TRIBUTO A GEORGE ORWELL

George Orwell siempre ha sido uno de mis héroes, por lo que puedo recordar. Tenía alrededor de 8 años cuando me fascinó la película de dibujos animados Rebelión en la Granja (Animal Farm). La adaptación de la novela clásica de George Orwell no era por cierto una caricatura como la de otros dibujos que devoraba entonces de niño. Había algo en el sentido de autodeterminación de los animales de la granja, en las miserias de los dueños humanos, pero sobre todo en la corrupción que viene con el poder, que se me pegó desde entonces. George Orwell quoteEsos fueron los principios de los años 70 y, aunque no tuviera la edad adecuada para una “temporada hippie” completa, esos conceptos de equidad, justicia y democracia realmente proporcionaron algunos elementos éticos y principios políticos a mi educación infantil.

Unos años más tarde, cuando tenía 15 ó 16 años, me quedé totalmente atrapado por los escenarios distópicos de la novela clásica de George Orwell, 1984. Creo que leí el libro tres veces seguidas, y recuerdo que estaba usando siempre de forma cínica algunos eslogan del libro. Fue antes del año 1984, por lo que la fecha proyectada por el escritor británico realmente sonaba como un escenario de miedo para un futuro por venir.

Añádase al escenario que Italia (y Sicilia, donde yo vivía entonces), de hecho, estaba bastante arruinada como sociedad, con la corrupción política generalizada y el terrorismo de Estado en un lado, y la opresión creada por la mafia en el otro lado. En aquel entonces, a finales de los años 80, Palermo y el resto de Sicilia se encontraban en estado de emergencia debido a la guerra del Estado contra la mafia – un total “estado de guerra” con militares armados y tanques en las calles, y el constante peligro de bombas y ataques en espacios públicos. Imaginemos la situación que vivimos hoy en día en toda Europa con el terrorismo, pero con más presencia militar en las ciudades. Un escenario verdaderamente distópico, como salido de las peores pesadillas de Orwell.

George Orwell quoteSiempre he estado muy apasionado de música, películas y tecnologías, así que cuando un par de años más tarde, en 1984, la película homónima clásica golpeó el mundo, con una banda sonora de Eurythmics que sacudió las listas internacionales, mientras que Steve Jobs en Apple arrancaba la revolución digital de las computadoras MacIntosh con un anuncio de vídeo dirigido por Ridley Scott e inspirado por la iconografía de un Big Brother orweliano, pensé que no había más escape de ese escenario.

Pero, como George Orwell resolvió en su obra maestra de 1984, siempre hay una salida para aquellos que están dispuestos a luchar contra la injusticia, así que he adoptado un espíritu revolucionario que ha sido la fuerza impulsora de cada compromiso que he tomado en mi vida. Un espíritu revolucionario que he perseguido y expresado no sólo a través del activismo cívico y político, sino también a través del arte, con mis aventuras en la fotografía, la pintura, la escultura y, posteriormente, las instalaciones ambientales y de arte en la naturaleza.

Unos años más tarde, en 2003, la vida y el arte me llevaron a Burning Man. Después de participar en varios festivales en el desierto de Nevada, descubrí el evento oficial de Burning Man en Europa, el festival Nowhere en Los Monegros, que he estado asistiendo regularmente desde 2007 (y también organizando por muchos años). Una nueva historia de amor nació, mi historia de amor con Los Monegros, donde finalmente me mudé en 2015 después de vivir unos años en otras partes de España – Asturias, Barcelona y Madrid. ¿Y adivinar qué? Inesperadamente, seguía de nuevo los pasos de George Orwell, esta vez compartiendo con el Maestro la experiencia de un lugar físico, y esos increíbles paisajes donde Orwell luchaba por la democracia y la justicia, hasta el punto de casi morir por ella, tras recibir un disparo en la garganta.

El año 2007, que fue cuando descubrí a Los Monegros, fue también la 70ª conmemoración de la guerra civil española. Varias instituciones locales de Los Monegros celebraron el aniversario de la presencia de George Orwell en los Monegros, restaurando las trincheras de la guerra civil donde el escritor inglés luchó durante unos meses (como nos cuenta el mismo George Orwell a través de su libro Homenaje a Cataluña) y, en general, comenzando a promover el sito histórico de la Sierra de Alcubierre mediante la creación de una ruta fácil de senderismo para alcanzar las trincheras, la Ruta Orwell.

He visitado las trincheras de Orwell muy a menudo durante mis exploraciones de Los Monegros de los últimos 10 años y, desde que me trasladé a vivir en la zona, he comenzado a explorar sus alrededores con frecuencia, tal vez permaneciendo durante un día entero o muchas horas en la zona, disfrutando del silencio y de la soledad de la Sierra de Alcubierre, así como del increíble paisaje monegrino. Las trincheras son para mí un lugar donde meditar, retirarme e incluso orar – siempre recito unos mantras de meditación cuando estoy en el sitio, me ayudan a lograr un estado de inspiración.

Pero tras leer “Homenaje a Cataluña” de Orwell, investigar sobre la guerra civil española en el Frente de Aragón, donde las dos facciones se enfrentaron durante más de tres años, y también siendo constantemente expuestos a las noticias de todas las guerras que se hay por todo el mundo, las trincheras se me revelan también como un lugar de dolor. Y de muerte.

No sólo la muerte física violenta de los seres humanos, sino la muerte de ideales como los de derechos civiles, de democracia y de vivir responsablemente en un planeta sostenible. La guerra trae la muerte y la destrucción, eso es seguro – pero son la corrupción y la muerte del espíritu humano lo que traen muchas miserias a la humanidad, y la guerra es una de ellas.

George Orwell quoteLas trincheras de Orwell en Los Monegros siempre han sido una gran fuente de inspiración para mí, y la profundidad del paisaje Monegros es el lienzo blanco perfecto para perderme en pensamientos profundos – creo que esta increíble ubicación de la Sierra de Alcubierre debe ser experimentada por muchos otros.

Desafortunadamente, ya que las Trincheras Orwell han sido restauradas hace 10 años, el sitio histórico rápidamente se redujo a un estado de abandono. La convergencia del tiempo que pasa bajo las condiciones meteorológicas del desierto, la falta de sensibilidad por parte de los que siguen con los actos de vandalismo e incluso robando en las trincheras, los recortes en los presupuestos de las administraciones locales debidos a interminables crisis y la falta de un verdadera promoción turística de la zona, han impactado profundamente este patrimonio cultural monegrino.

Por eso, movido por una “conexión” personal con George Orwell y un enorme respeto por el autor y pensador revolucionario, me siento obligado a ofrecer mi trabajo personal y creativo para honrar al Maestro Orwell, reinterpretando muchos de los sentimientos que expresó en su obra a través de una instalación de arte en la naturaleza, revitalizando con una intervención “site-specific” aquellos mismos sitios que vieron a Orwell “en acción”, luchando por el idealismo – esta vez no sólo a través de sus poderosas palabras y libros (que por cierto vinieron todos en los años después de su experiencia en la guerra civil), sino en la primera línea de una guerra fratricida.

Mi homenaje a George Orwell no sólo pretende consolidar y reforzar la memoria de la profunda relación entre el autor británico y Los Monegros, sino también evocar de manera impactante una reflexión sobre la muerte del espíritu humano que es responsable de las miserias de nuestra sociedad actual, entre las cuales se encuentran las guerras. Un homenaje a Orwell que es una reflexión sobre la historia y sobre el presente, sobre el colapso y el fracaso de los ideales que pudieran mejorar nuestra sociedad, y sobre la consolidación de una degradación social que es la base de la existencia humana actual.

Un homenaje al hombre que alertó al mundo sobre un futuro distópico que ya está aquí, y al hombre que pensó que siempre podemos luchar contra todos los Grandes Hermanos del mundo, liberarnos de las cadenas de la decadencia social y pasar a una zona de conciencia positiva. Gracias, George.

UN TRIBUTO A LOS MONEGROS

Mi primera visita a Los Monegros fue hace 10 años, en 2007, cuando participé por primera vez en el festival de Nowhere, el evento oficial europeo de la comunidad internacional de Burning Man. Fue amor a primera vista para mí. Me encantan los desiertos en todas sus diferencias geológicas y, después de explorar varias zonas desérticas de África, Asia, Australia, América del Norte y del Sur, y por supuesto de Europa, he encontrado a Los Monegros como el “ecosistema perfecto del desierto”, tal vez porque la región es, desde el punto de vista de la biodiversidad, el único “desierto viviente” en Europa. Un ecosistema desértico que en los Monegros agrupa cómodamente tierras ásperas junto a montañas, ríos, lagos y también bosques de pinos y sabinas, como es el caso de la Sierra de Alcubierre donde se encuentran las trincheras de Orwell.

Massimo Burgio Burningmax y Davola en Los MonegrosDesde el punto de vista humano, la gente de Monegros me recuerda mucho a la gente de mi tierra, Sicilia. El mismo orgullo, la misma terquedad, y la misma aptitud a “tomarlo todo despacio”. Sicilia, en sus muchos “cambios de propiedad” a través del tiempo, también ha estado bajo la Corona de Aragón durante unos dos siglos, y tal vez esta es la razón por la que me siento en casa cuando estoy en Los Monegros – al punto que me mudé a vivir en Los Monegros hace un par de años. Mi perro Davola, un hermoso Labrador negro que ha sido mi compañero inseparable durante los últimos tres años, también nació en Los Monegros, en Castelflorite.

Al principio, solía ir al festival de Nowhere en julio, y luego me tomaba el tiempo para explorar la región, a veces durante semanas. Más tarde, a medida que mi compromiso con la comunidad de Burning Man y su festival en España creció, terminé ofreciéndome como voluntario para encargarme de varias responsabilidades organizativas para el festival, como las relaciones con los medios locales de comunicación, o la gestión de las relaciones con los proveedores locales. Buenas “excusas” para viajar mucho a Monegros, incluso durante el resto del año. Y cada vez, por supuesto, adelantando con mis exploraciones locales.

Los Monegros es una región rica en historia y cultura y que conserva varios rasgos históricos, desde los que remontan a la dominación romana (la misma ciudad de César Augusta – hoy Zaragoza), pasando por monasterios medievales que llevan las leyendas de caballeros templarios (y el horror de la Inquisición Católica), y hasta referentes históricos y culturales más recientes, como el caso de los vestigios de la guerra civil, que incluyen las trincheras de la Ruta Orwell. El resto de la región de Aragón es majestuosa, con paisajes que van desde las hermosas montañas de los Pirineos hasta el exuberante valle del Ebro. Pero, en mi opinión y, debo admitirlo, siendo un amante de los desiertos, veo a los Monegros como los más fascinante de la región.

MARS - Monegros Artist Residency SessionsMonegros me da mucha inspiración, y es por eso que en los últimos años he estado tratando de “devolver” todo lo que pude. Al principio, contribuyendo mucho al festival Nowhere. No solo como artista, co-creador, participante y organizador, sino también tratando de hacer que la comunidad creativa de Monegros conectara con la comunidad internacional de artistas de Nowhere y de Burning Man a través del proyecto Growing Nowhere.

Entre otras iniciativas y aspectos destacados, Growing Nowhere ha desarrollado un programa de residencias de artistas que apoya a los creativos internacionales que necesitan una infraestructura y logística local en Los Monegros para construir su arte para el festival de Nowhere. Pero eso del Nowhere sigue siendo solo una iniciativa temporal y, sobre todo, “devuelve” a la comunidad Nowhere, y no a la de Los Monegros. Necesito devolver a “la tierra” de Monegros, por lo tanto siento la necesidad de crear algo que puede combinar simbióticamente con el paisaje – de ahí el proyecto de la instalación de arte en la naturaleza monegrina.

La instalación “site-specific” Homenaje a Los Monegros es un homenaje para celebrar al mismo tiempo mi relación cultural con George Orwell, mi amor por la tierra monegrina y la relación histórica entre el Sr. Orwell y Los Monegros que, de hecho, necesita ser reclamada. Todo suma.

SOBRE EL ARTISTA

Burningmax es uno de los pseudónimos que he estado usando para mi producción de arte en los últimos 15 años – mi verdadero nombre es Massimo Burgio. Tener un apodo es una opción elegida a menudo por muchos artistas en varios campos – puedo decirle acerca de “un chico” llamado Eric Arthur Blair, que decidió utilizar George Orwell como su “nombre de pluma” creativo.

George Orwell quoteSoy italiano, acabo de cumplir 50 años, he vivido y viajado por todo el mundo, trabajo como profesional de la comunicación de marketing en Internet, y soy residente en Los Monegros desde 2015, cuando me mudé a Sariñena – bueno, con muchos adelantes y atrás a Italia, donde tengo mi casa de siempre en Roma. Pero aquí no es donde quieres saber sobre Massimo – aquí es donde quieres saber sobre Burningmax, así que hablemos de mi perfil como artista.

He empezado muy temprano mi compromiso con las artes, involucrándome con las emisoras de radio como un DJ desde 1980. En los años siguientes, mientras nunca perdí mi pasión por la música, empecé a meterme en la fotografía, llevándome mi cámara réflex 35mm por todo el mundo.

En 1989, a la edad de 23 años, comencé a explorar nuevas formas de expresión artística a través de la pintura. Abstracta, material y cada vez más “escultórica” ​​al principio, fue cuestión de tiempo antes que pasara a trabajar en instalaciones de arte ambiental. Los medios de instalación que decidí explorar ampliamente son los post-it – las pequeñas notas adhesivas amarillas que he estado desplegando a lo largo del tiempo en cientos, a menudo en miles de post-its en instalaciones de arte presentadas en muchas exposiciones personales y colectivas.

A mediados de los años 90 emprendí un camino de crecimiento personal hacia la espiritualidad, que ha estado influyendo en mi producción artística en un nivel conceptual a estos días. Paralelamente, después de mi título universitario en comunicación de marketing para la cultura, empecé a trabajar como consultor para galerías y museos de arte contemporáneo organizando, curando y promocionando desde el punto de vista de la comunicación varios proyectos de artistas internacionales de primer nivel. Esta experiencia profesional con la industria del arte “mainstream” me hizo “rechazar” la creación de nuevas instalaciones de arte por algunos años, ya que sentía que la forma en que nuestra sociedad contemporánea “consuma” el arte está profundamente en conflicto con mi espíritu de artista independiente, que busca “expresión creativa radical”. Durante algunos años, me he dedicado principalmente a la investigación, “jugando” con materiales y técnicas, como me encanta decir.

 
Art by Burningmax
 
Fue sólo en 2003, cuando me mudé a California para trabajar, que la pasión por la creación de nuevas instalaciones de arte volvió a la vida, gracias a un nuevo compromiso: el festival de Burning Man, el mismo festival y comunidad que unos años más tarde, en 2007, me trajo a Los Monegros para su sub-evento oficial europeo, el festival de Nowhere.

Mi pasión para el Burning Man ha sido para mí una especie de “llamada de renacimiento”, y me ha llevado a abrazar el “espíritu burner”, así como los principios de su comunidad, durante los últimos 15 años. Desde mi primer evento Burning Man en el desierto de Nevada en 2003 (mi “primer burn”, como decimos), donde traje una instalación basada en los post-it, abierta a contribuciones creativas de otros participantes, he tomado una nueva forma y enfoque con el arte, prefiriendo dedicarme en proyectos artísticos colectivos y de colaboración, más que en proyectos de arte individuales. Mi pseudónimo “Burningmax” es claramente inspirado a mi experiencia con la comunidad de Burning Man.

A lo largo de mi “vida burner” me he involucrado en la creación de varios proyectos de arte colectivo a gran escala, incluyendo la construcción de un templo masivo, unos cuantos más pequeños y varias “instalaciones de arte del desierto”, todas ellas concebidas como estructuras temporales. Sigo bastante activo en varias colaboraciones con otros artistas, y entre mis próximos proyectos de colaboración de arte va a haber la construcción de otro templo para el festival Nowhere del proximo verano, trabajando en un grupo de artistas internacionales guiados por un visionario francés.

Además de co-crear instalaciones artísticas, soy muy activo como DJ y productor de música electrónica, habilidades que he estado refinando a lo largo de los años, gracias también a la constante participación como artista en muchos festivales internacionales en todo el mundo. También estoy involucrado en la realización de películas, y actualmente estoy trabajando con un equipo de proyecto colectivo que producirá un cortometraje experimental durante el verano de 2017. Mi ultima producción audiovisual personal es un pequeño documental video sobre el impacto cultural, económico y social del festival de Nowhere en la región de Los Monegros, que acabo de presentar hace unos meses.

Homenaje a Los Monegros es la primera instalación de arte que he estado planeando como “artista en solitario” y fuera del circuito oficial de Burning Man, después de muchos años de proyectos de arte de colaboración. Por supuesto, mi homenaje a Los Monegros y a George Orwell beneficiará, además del apoyo del Ayuntamiento de Alcubierre, también del apoyo de unos amigos voluntarios de la comunidad de Nowhere, quienes ayudaran con el arduo trabajo de la instalación física en la Sierra de Alcubierre – después de todo, trabajar en un proyecto de arte de colaboración es siempre más divertido que trabajar solos.

Voy a presentar pronto a los otros miembros del equipo de voluntarios, con un artículo para el blog del proyecto – pero sí, puede decirse que la intervención de land art en las trincheras de Orwell en Los Monegros es un ”proyecto de colaboración”, diseñado por Burningmax + Crew, y realizado por Burningmax + Friends!

SOBRE EL PROYECTO DE ARTE

Los Monegros es una región rica en historia y cultura. La dominación romana y la época medieval han dejado importantes vestigios destacados como monasterios, iglesias y otros lugares de interés. Entre los recientes sitios históricos se encuentran los restos de la guerra civil española, que incluyen las trincheras de la Ruta Orwell, donde George Orwell luchó por la democracia hace 80 años.

Monegros también alberga a un amplio espectro de cultura popular y folclórica, desde las tradicionales romerías hasta la singularidad del dance y de la jota aragonesa, con todas las tradiciones musicales (y gastronómicas) que van con ellos. Los pocos museos y varios centros de investigación dispersos por la región se centran en celebrar los recuerdos y tradiciones del pasado, o la rica biodiversidad local.

En mi extensa investigación local de Los Monegros, tuve el placer de descubrir muchos otros “chispazos” culturales contemporáneos en la región – fotografía, poesía, teatro, música, cine y más. Pero estas “artes contemporáneas” sólo surgen de las sombras gracias a la pasión y al compromiso de los artistas individuales o de los colectivos que empujan sus raras iniciativas.

El arte contemporáneo es la gran “pieza que falta” en el rompecabezas cultural de Los Monegros. Lo que es extraño, teniendo en cuenta que Los Monegros está rodeado por otras áreas que apoyan plenamente el desarrollo y la promoción de iniciativas culturales contemporáneas. La provincia de Huesca, que reúne gran parte del territorio de la Comarca Monegros, cuenta con un calendario cultural muy rico que promueve el arte contemporáneo, el cine, la música y mucho más, con eventos, festivales y numerosas iniciativas en todo su territorio, desde Los Pirineos hasta el Valle del Ebro. Pero no tanto en Los Monegros.

Fernando Casas - Arboles como arqueologiaLa provincia de Huesca incluso acoge un espacio contemporáneo muy interesante, la Fundación Beulas y su Centro de Arte y Naturaleza (CDAN), que promueve la naturaleza como espacio público para la creación de proyectos de arte contemporáneo. El CDAN, entre otras iniciativas, ha trabajado por muchos años en la iniciativa “Arte y Naturaleza”, encargándoles a artistas internacionales contemporáneos como Richard Long, Ulrich Rückriem, Siah Armajani, Fernando Casás, David Nash, Alberto Carneiro y Per Kirkeby instalaciones permanentes de arte en la naturaleza oscense. El proyecto comenzó en 1994 y continuó con el complemento de una nueva pieza de instalación cada dos o tres años hasta 2009, cuando Per Kirkeby creó la última intervención en el campo abierto. Ninguna de las instalaciones de arte, distribuidas en todo el territorio de la provincia de Huesca, ha sido planeada para Los Monegros. La pieza más cercana a Los Monegros es la majestuosa instalación permanente de Fernando Casás “Árboles como arqueología” en Piracés, a pocos kilómetros del límite territorial monegrino, pero ya en la vecina Comarca Hoya de Huesca.

La otra gran parte del territorio de Los Monegros pertenece a la provincia de Zaragoza. No me equivoco diciendo que Zaragoza es una ciudad viva y palpitante, con una escena cultural que, a escala europea, se puede comparar fácilmente con Bolonia, Glasgow, Amberes o Munich. Pero, como sucede en el lado de Huesca, ninguna de las semillas culturales contemporáneas y alternativas de Zaragoza parece influir en Los Monegros.

Claro, hay el festival de Nowhere trayendo la comunidad de Burning Man a Los Monegros cada año – pero “lo que pasa en Nowhere se queda en Nowhere”, y todas las artes y actuaciones que animan la Ruta Jubierre en el desierto de Los Monegros están destinadas a ser desmontadas, almacenadas en contenedores o quemadas, sin dejar rastro en el espíritu “burner” más clásicos.

Promoviendo personalmente la iniciativa Growing Nowhere, he tratado de crear más interacción entre el arte y los artistas del festival Nowhere, y las personas y lugares de Los Monegros. Hemos construido arte en la ciudad y hemos creado residencias de artistas internacionales, pero siempre fueron breves iniciativas destinadas a no dejar rastro. Traté de colocar el arte de Nowhere en espacios públicos monegrinos, pero sin suerte – probablemente lo intentaré de nuevo en el futuro, ya que cada año hay muchas obras de arte increíbles creadas para Nowhere que se merecen una “segunda vida” después de la semana del festival.

La falta de interacción de Los Monegros con los lenguajes del arte contemporáneo es la razón por la cual quiero crear algo que pueda aportar valor creativo y artístico a largo plazo en la región. Algo que se pueda quedar un tiempo. No permanentemente, pero ciertamente por algunos años. También he optado por no impactar el medio ambiente, por lo que he planeado una instalación para las trincheras de la Ruta Orwell que se desvanecerá en pocos años, gracias a la interacción combinada del clima extremo de Los Monegros, y el consumir gradual debido a los visitantes que caminan sobre la instalación misma. Más detalles sobre los aspectos técnicos de la instalación de arte en las trincheras pronto, en una de las próximas entradas del blog de proyecto.

Homenaje a Los Monegros fue diseñado originalmente con un alto grado de interactividad. El proyecto originario incluía celdas de proximidad que activaban dispositivos ocultos de audio y video en algunos puntos clave a lo largo del recurrido de las trincheras, como los bunkers o las posiciones de los francotiradores. Desafortunadamente, debido a la lejanía de la ubicación y a los actos de vandalismo de que sufren muy a menudo los vestigios de la guerra civil, la adopción y despliegue de tecnología para la instalación de arte ha sido desaconsejada por varias fuentes.

La forma final de la intervención artística en las trincheras es muy minimalista, casi esencial, y al mismo tiempo muy impactante visualmente: un recurrido de grava de color rojo sangre por todos los caminos de las trincheras. No hay nada más que decir. No hay mucho que decir que no se haya dicho ya sobre la guerra en general, y sobre la guerra civil española en particular, así mejor que me calle y deje la palabra al silencio interrumpido por un grito visual, que lo dice todo. Menos es más.

La intervención que diseñé para la Sierra de Alcubierre está inspirada en la obra de toda la vida de maestros de la land art como Christo y Jeanne-Claude, cuyo trabajo he estado siguiendo y admirando desde mis primeros descubrimientos en el arte contemporáneo. También hay un montón de otras influencias en mi trabajo de instalación para las trincheras de Orwell, y tal vez voy a escribir sobre ello tarde o temprano en el blog de proyecto.

Homenaje a Los Monegros es una evolución, en forma permanente y al aire libre, del trabajo que he estado haciendo con los post-it durante años. Donde cada simple post-it en una instalación de miles representa un solo recuerdo, en Homenaje a Los Monegros cada piedra de grava roja representa una vida perdida, en los millones de vidas que la humanidad ha perdido y sigue perdiendo en todas las guerras de la historia. Caminar sobre esos millones de vidas perdidas, con el sonido de cada paso que se refleja en el silencio de la ubicación remota, creará un impacto orgánico fuerte adicional, como caminar sobre los huesos (ver las maquetas de la instalación).

La instalación para las trincheras de Orwell podría haber sido diseñada para cualquiera de las miles de trincheras que la humanidad ha construido para luchar guerras. De hecho, la idea por una instalación de land art en las trincheras me vino por primera vez después de que mi madre visitó las trincheras situadas en los Alpes, donde mi abuelo luchó durante la Segunda Guerra Mundial. Pero mientras la mayoría de las guerras están alimentadas por luchas por el poder, por intereses económicos o por el odio, la guerra luchada por George Orwell en Los Monegros fue una de las últimas guerras de Europa donde estaba en juego la libertad – cosa que, mientras sigo siendo en contra de la guerra con todo su horror y sus miserias, de alguna manera respeto.

Un homenaje a George Orwell, y un homenaje a Los Monegros, a su tierra, gente y patrimonio cultural. Un homenaje a la memoria histórica y un recordatorio de las miserias de la guerra – una historia de dolor contada con un lenguaje contemporáneo, visual y conceptual, muy necesario en Los Monegros. Mi homenaje personal a la memoria de lugares que ahora llamo hogar.

CONTACTOS Y MAPAS

Visitar las trincheras

Pinchar la imagen para revelar un mapa interactivo con la ubicación de las trincheras de George Orwell (Ruta Orwell) y la instalación de arte Homenaje to Monegros en la Sierra de Alcubierre.

Mientras estáis por allí, es una buena idea explorar el resto de Los Monegros.

Compartir ideas

Si os gusta el proyecto, podéis compartirlo con vuestros amigos. Seguro le va a gustar a ellos también.

Contactos

Queréis poneros en contacto?

Podéis comunicar directamente por medio del formulario de esta pagina, o contactar el artista y la organización del proyecto enviando un correo electrónico a burningmax@gmail.com.

HOMENAJE A LOS MONEGROS | Art Project logo
 

HOMENAJE A LOS MONEGROS | PROYECTO ORWELL MONEGROS

Un proyecto de arte en la naturaleza y de memoria cultural por Burningmax

 

Patrocinan a nivel institucional, de medios y de comunicación

 
Ayuntamiento de Alcubierre

The Orwell Society      CDAN - Centro de Arte y Naturaleza - Huesca      DPH - Diputacion Provincial de Huesca      Comarca de Los Monegros

 
 

© 2015-2017

 
Burningmax website